¿Argentina programa? ¿o frustra a los que quieren programar?

  • El programa “111 Mil” gastó más de 9 millones de dólares; frustró a 124.683 personas, certificó solamente a 1718 (1,5% del objetivo) sin determinar si sabían o no de antemano y le consiguió trabajo a… bueno, ese dato no fue registrado. Si no lo registraron y no lo dijeron, ya te imaginás la respuesta. Más de 5000 dólares por diploma emitido. Diploma que no sirve para mucho. Me cuentan por Twitter los pocos certificado que no les consiguieron el trabajo que les prometieron.
  • Argentina Programa (hoy en curso y a punto de ser re-lanzado por el Presidente de la Nación) tiene una solución low-cost apoyada por los empresarios — quienes necesitan urgente mano de obra y tienen una idea irrisoria: que un programador o programadora se hace en cuatro a seis meses, sin necesidad de un docente y no importa si vamos expulsando gente del programa como una picadora de carne.
    El programa frustró ya a al menos 2597 personas con un gasto en pandemia durante 2020 de más de 2,5 millones de pesos contratando a una empresa en forma directa sin licitación. Está planificado multiplicar por 30 este programa durante 2021 y es parte del anuncio. Hoy, justo cuando empezó la campaña electoral, se presenta el segundo nivel con un temario propio de una carrera de 2 años pero para hacer en unos meses “a tu ritmo” y con solo 12 clases con un profesor en vivo.
La cámara de software vendiendo humo, humo que compraron muchos gobiernos, el nacional, provinciales y municipales. Ninguno ha mostrado resultados todavía.
  • Codo a Codo junto con otros programas del GCBA es uno de los peores en registro y publicación de información. He tenido que hacer un reclamo formal porque funcionarios de $250.000 de sueldo me sanatearon en la respuesta y no contestaban; pegaban información genérica de la web sin contestar las preguntas concretas que había hecho. Llegó al Boletín Oficial la obligación de contestarme. Lo hicieron al 5%. Está lleno de agujeros y falta de información, principalmente de cuánto dinero se gastó. Para colmo confirmamos que no registran un sólo dato útil de los cursos que dan, ni género, ni edad, ni si sabían algo, ni asistencia y en muchos casos no hay ni proceso de aprobación.
  • La tasa de deserción promedio de los datos que recolecté de forma oficial es de 85%, mientras no hay ningún registro oficial de que un egresado o certificado haya conseguido trabajo de entre una lista total de 270.000 argentinos que se anotaron en estos cursos. Tampoco hay registro sobre el 15% que aprobó, ¿ya sabía de antes?
  • Las mujeres se llevan la peor parte: si bien algunos programas tratan de lograr una paridad de género en la participación, la tasa de abandono aumenta un 25% cuando se trata de mujeres respecto a varones y la tasa de aprobación se reduce a la mitad.
  • La lista de programas por el país sigue: Tucumán, Misiones, Córdoba, San Luis, San Juan, municipalidades, todos quieren tener un artículo en la prensa diciendo que van a cambiarle la vida a cientos o miles de ciudadanos. Siempre es una proyección. Nunca se convierte en una realidad.

Buenas intenciones no alcanzan

¿Necesitamos que el Estado enseñe programación?

El programa Argentina Programa

La industria del software

En dos meses, sin docentes y sólo con un tutor junior vas a saber programar y en dos meses y medio más, ya sos programador@ 😳 Es un DELIRIO
Esperas que aprendas todo esto en 7/8 semanas de hacer ejercicios online en una plataforma sin docentes que te expliquen. Pero Maxi, los chicos hoy son autodidactas. Mentira.
Concordia programa y también te clava el visto
En 60 horas de estar frente a la PC haciendo ejercicios en una plataforma te prometen que ya sabés programar y te darán un certificado avalado por cualquiera menos el Ministerio de Educación

Falta una etapa, la que te “va a conseguir empleo [sic]”

  • Módulo uno: Introducción a desarrollo web y aplicaciones
  • Módulo dos: Front End estático
  • Módulo tres: Front End — Desarrollo Web Dinámico (Angular)
  • Módulo cuatro: Bases de datos
  • Módulo Cinco: POO — Buenas prácticas de programación
  • Módulo Seis: Backend — Java EE parte I
  • Módulo Siete: Backend — Java EE parte II
  • Módulo Ocho: Backend — Java Spring boot
  • Módulo Nueve: Dev Ops

Debatiendo con la CESSI

Todo esto es la opinión del autor, ¿no?

La información oficial

La respuesta oficial de la Subsecretaría a cargo de Argentina Programa
Personas inscriptas a Argentina Programa por género
Perfil etario de inscriptos a Argentina Programa
El 44% de los no binarios fueron aceptados, junto al 7% de mujeres inscriptas y el 5% de varones inscriptos

Vamos a lo importante: los resultados

  • El 46% hizo todos los ejercicios de la plataforma
  • El 59% se anotó al examen, lo cual es extraño dado que para anotarse al examen había que hacer primero todos los ejercicios pero se incentivó a la gente que se anote igual al examen.
  • El 35% aprobó el examen y pasa a la segunda etapa (aunque no sabemos si podrán cursar o no porque es todo en el aire). El 65% entonces no cumplió los objetivos y fue descartado del programa inmediatamente, sin recuperatorio, sin nada más que ofrecerles. Pero recordemos, sin haber pasado por un proceso educativo real.
  • El 31% hizo preguntas en el foro (única vía de contacto, en este caso con un tutor junior, o sea, tampoco era un docente), un promedio de 4 preguntas cada uno. 7 de cada 10 alumnos nunca hizo ni una pregunta mientras aprendía programación por primera vez. Éste es un dato demoledor. Denota que muchos alumnos estaban tan perdidos o ausentes que ni preguntas hicieron. Cualquier profesor que haya enseñado programación y más durante dos meses, tres lenguajes y muchos temas teóricos sabrá la cantidad de preguntas que los alumnos necesitan hacer.
Nunca se supo cuántos tutores fueron contratados para contestar preguntas en el foro. De hecho por la cantidad de preguntas realizadas, un tutor hubiera sobrado.
El procedimiento tiene pinta de seguir igual, contratación a dedo

La antesala: 111 mil

  • No se sabe si los alumnos sabían programar
  • No se sabe género ni edades de los alumnos
  • No hay registro de asistencias ni abandonos
  • No hay registro de certificados que hayan conseguido empleo
La peor parte es cuando te das cuenta que no hay datos. No se midió nada, sólo importaron las notas de prensa para que políticamente sirva el discurso
  • 126.401 inscriptos, 59% varones, 37% mujeres
  • No hay información sobre asistencias durante la cursada
  • 6.971 (el 5,5%) se presentaron al examen luego de terminado el curso
  • 1856 (el 1,5%) aprobaron el examen de los que cursaron y 358 certificados “libres” (se abrió la opción a que cualquier pueda certificar cuando vieron que los datos eran muy malos). Recordemos que el objetivo era que 100.000 aprobaran.
  • A pesar que el 37% de los inscriptos fueron mujeres, sólo el 24% de quienes se presentaron a dar el examen fueron mujeres, y sólo el 18% de los finalmente aprobados fueron mujeres mostrando que el plan expulsó más mujeres que varones durante la cursada, agrandando la brecha al doble.
  • Se gastó al menos 9 millones de dólares en el plan de presupuesto. El valor suena alto pero si hubiera cumplido un 10% de su objetivo, tal vez es una baja inversión para el Estado. El problema es que no cumplió con nada y fue dinero tirado a la basura.
  • No suele haber programadores ni especialistas en educación en programación detrás de los programas. Son Lic. en Economía, sociólogos, lic. en política, abogados que nunca programaron ni menos enseñaron a programar y por lo tanto, caen en las trampas de cualquiera que les vende humo sobre cómo se consigue generar nuevos programadores.

Conclusiones

  • Argentina Programa tiene el mismo espíritu de temas que 111 mil que ya fue un fracaso rotundo con el agregado que es low cost, no tiene docentes apoyando a los alumnos, es remoto, en lugar de un año de clases ofrece 12 clases nada más y espera que los alumnos sean todos autodidactas. ¿Qué puede salir bien? En lugar de 111 mil frustrados ahora serán 60 mil frustrados.
  • No se registra si los participantes ya sabían programar. Es sabido que mucha gente se anota a este tipo de iniciativas cuando son gratuitas y les ofrecen un certificado del Estado. De hecho, en un sondeo informal en Twitter, muchos de los aprobados me contaron que ya sabían programar, incluso muchos estudiaron o estudiaban en la universidad. Así que ese 35% de aprobados es posiblemente haciendo trampa al solitario.
  • Me preocupa mucho qué pasa con el 65% que es expulsado por el programa. El gobierno propuso un programa elitista. Si no sos capaz de aprender 3 lenguajes y muchos conceptos teóricos en ejercicios individuales durante 7 semanas, y sin recuperatorio te está diciendo que ésto no es para vos. Y si pasaste esa prueba te dice que si no sos capaz de convertirte en un programador full stack con 12 clases y un sistema autodidacta, deberías dedicarte a otra cosa. Y el problema es que puede ser falso y haber expulsado a mucha gente de seguir intentando o de que entre al mercado con un acompañamiento más profesional y menos “low-cost”.
  • ¿El 35% certificó que sabe programar como dice el final de la fase 1? Ni de casualidad, saben resolver ejercicios simples de algunos temas y no hay garantía que lo hayan aprendido gracias al programa, más bien lo contrario.
  • ¿Los alumnos aprendieron qué significa trabajar de programador? No han tenido motivación real para entender qué hace un programador, y para ver si le va a gustar o no. Tuvieron algunas charlas pero todas (están en el canal de YouTube) son más bien del estilo “tú puedes, te necesito, aprendé así te contrato, es fácil, que no decaiga”. El rol del Estado no debe ser capacitar a la gente, sino mostrarles los caminos, despertar intereses y ayudar financieramente sólo al que lo necesita.
  • ¿Generará nuevos programadores en la industria en poco tiempo como esperan? Ya te imaginarás mi augurio. No. No lo hizo 111 mil, menos lo hará Argentina Programa. Y no sólo por opinión sino porque tengo los datos oficiales de otros programas similares anteriores y repetir las mismas fórmulas no van a generar resultados distintos. Muchos me critican por hablar mal del programa sin esperar los resultados, pero si sos un arquitecto y ves un balcón que tiene mal las proporciones o está mal amurado a la estructura del edificio y da aviso, ¿también le vas a decir que hay que esperar los resultados antes de criticar?
  • No se puede aprender todo lo que dicen que te van a enseñar en ese tiempo y con casi nulo acceso a docentes, con una plataforma para que hagas a tu ritmo. Va a ser un fracaso como lo fue 111 Mil. Hay una falta de respeto a los procesos educativos y al rol del docente pocas veces visto desde el Estado.
  • La elección de los temas que se dictarán NO es buena cuando el objetivo es enseñar programación hoy. Se eligieron muchos temas que la industria pidió pero el mejor camino para llegar a eso no es enseñar de cero esas tecnologías. De hecho, es similar al conjunto de tecnologías enseñadas en el programa 111 Mil de fracaso rotundo; la diferencia es que esta vez encima va a ser low-cost.
  • Y dejo como último tema, el que no sea una licitación abierta y transparente. Aunque no haya nada raro, la excusa de que hay pandemia es irrisoria para este caso.

¿Cuál es el mejor camino para aprender programación?

--

--

Programador, Profesor y Autor. Director de ITMaster Academy, enseñando programación. Escribo hace 25 años. En inglés escribo de temas técnicos en firt.dev

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store
Maximiliano Firtman

Maximiliano Firtman

Programador, Profesor y Autor. Director de ITMaster Academy, enseñando programación. Escribo hace 25 años. En inglés escribo de temas técnicos en firt.dev